MIS TÉCNICAS PARA LA FOTOGRAFÍA ARQUITECTURAL Y DE INTERIORES

La mayoría de mis imágenes están conseguidas a base de combinar múltiples imágenes a la vez. Incluso con una buena cámara profesional, si haces solamente una foto, esta foto no va a tener, en absoluto, todas las características necesarias para obtener una imagen de gran calidad: sombras apropiadas, iluminación adecuada, colores ajustados etc.

  Por ello, para conseguir una única fotografía, tomo diferentes partes de la habitación al mismo tiempo, con el objetivo de controlar las sombras, las luces de las ventanas, los colores de las paredes, las sombras demasiado oscuras que puedan dar una imagen de “suciedad” a la habitación. Hago fotografías con luz natural en diferentes niveles de exposición, y uso strobes para definir, dar textura y conseguir el contraste adecuado, a fin de conseguir una apariencia superior a la de una simple imagen en 2D.

No me gusta usar programas de HDR. HDR quiere decir “High Dynamic Range-Imágenes de Alto Rango Dinámico”, lo que quiere decir, explicado de un modo sencillo, una imagen con mucho más detalles en las zonas de sombra y de alta luminosidad. A priori tiene buena pinta, pero el problema es que con los programas HDR no puedes controlar totalmente el resultado final de la imagen, es un modo más fácil, automático y rápido de determinar los valores de imagen de las sombras y zonas de alta luminosidad. Yo prefiero, por encima de todo, controlar lo que aparece en la imagen y su resultado final. Por ese motivo, hago mis propias técnicas de HDR con Photoshop. Así puedo conseguir una apariencia mucho más realista, natural y elegante en mis imágenes. 

Vamos a hablar a continuación de cómo consigo esas imágenes de Alto Rango Dinámico (HDR) con algunos ejemplos:

 

1.  Para esta imagen tomé 2 fotografías con dos exposiciones diferentes de luz.

 

Exposición oscura para las lámparas

Exposición clara para las sombras y las zonas oscuras de la imagen

Mezcla de las imágenes con las diferente exposiciones

 

Cómo he comentado antes, no me gusta usar programas de HDR, por lo que “fusiono” estas dos imágenes en Photoshop, con diferentes capas para obtener de cada foto las partes más útiles: las mejores partes claras y las mejores partes oscuras, para obtener la apariencia final que deseo conseguir. Con otras capas puedo controlar la opacidad de la fotografía, para conseguir que la apariencia final sea tan oscura o clara como desee.

Con esta fotografía, he conseguido que mis zonas de claridad tengan tanta luz como yo quiero, ni mucha ni poca, y lo mismo con las zonas de oscuridad, para conseguir sombras que no sean demasiado oscuras y tengan más detalles.

 

La fotografía arquitectural es un tipo de fotografía muy técnica, que exige mucha atención a los detalles. Es totalmente imprescindible dedicar mucho tiempo a mejorar todos los aspectos de la imagen. Es por ello que no edito más de 2-3 fotografías al día. Para poder editar más, no podría ser tan perfeccionista con cada imagen como realmente soy.

 

2.  Otro ejemplo:

 

 3.  Exteriores:

Incluso con mi cámara profesional de última generación, esta es la imagen que obtengo con solo una fotografía.

Hablaré sobre las “fotografías de crepúsculo” en mi próximo blog sobre Fotografía Arquitectural.